Trucos #conunpardehuevosTS {o truquillos para que tus recetas con huevo salgan perfectas}


Hoy os traemos una entrada especial. No se trata de una nueva iniciativa ni de un recopilatorio de recetas, sino de una entrada dedicada, una vez más, a los huevos.
Nos hizo tantísima ilusión lo bien que acogisteis la iniciativa #conupardehuevosTS que queremos agradecéroslo de alguna forma. Hemos pensado en un monográfico dedicado, como hemos dicho antes, a los huevos, pero centrándonos no en recetas porque ya tenemos unas cuantas en el recopilatorio que podéis ver pinchando aquí, sino en unos cuantos trucos y consejos para que vuestras recetas con huevo queden perfectas.
Y, por supuesto, que nosotras no lo somos, así que estaremos encantadas de recibir vuestros trucos y, con vuestro permiso, los iremos incorporando a esta entrada para hacerla más completa y que nos sirva de referencia.

Comencemos presentando un poco al protagonista: EL HUEVO

Se trata  de un alimento muy práctico y nutritivo, fuente de proteínas de alto valor biológico que se debe incluir en la dieta con frecuencia, a pesar de lo denostado que ha estado durante años, salvo que existan contraindicaciones médicas individuales.

El huevo se compone de cáscara, yema y clara:



La cáscara está formada por carbonato cálcico. No se consume: su finalidad es proteger al embrión. Es importante destacar su naturaleza porosa para permitir la respiración; por este motivo puede permitir el paso de microorganismos patógenos, especialmente la salmonela. También por esta razón, los huevos crudos no deben lavarse aunque la cáscara esté sucia: parte de esta suciedad -y de los microorganismos o bacterias presentes en ella- podría pasar al interior.
La clara, de textura viscosa y transparente, está formada en un 90% de agua; el resto lo constituyen las proteínas (ovoalbúmina) y vitaminas. Se trata del único alimento que aporta proteínas sin grasa; proteínas de tan alto valor biológico que la clara del huevo se ha tomado como patrón de referencia para comparar nutricionalmente las proteínas del resto de los alimentos.
La yema, de color amarillo (su intensidad depende de la alimentación de la gallina) se compone principalmente de grasas -de las saludables-, proteínas, vitaminas y minerales.
Fuente.


TRUCOS PARA COCINAR LOS HUEVOS:
Huevos cocidos:



¿Cuántas veces se nos ha reventado un huevo al cocerlo? Para evitarlo, algunos trucos:
  • En primer lugar, hay que procurar que el aumento de la temperatura no sea demasiado brusco. Para ello, siempre que podamos, procuraremos sacar los huevos del frigorífico un tiempo antes, para que se vayan templando y poniendo a temperatura ambiente de forma progresiva.
    Podemos poner los huevos en la olla o cazo que vayamos a usar y abrir el grifo de agua caliente hasta cubrirlos abundantemente. Así vamos aumentando la temperatura poco a poco.
  • Hace años saqué, de un libro de trucos de cocina que mi madre tenía en el salón, un truco que siempre me ha dado resultado para que, a pesar de las precauciones anteriores, la cáscara del huevo no se rompa durante la cocción.
    Consiste en añadir al agua un buen chorro de vinagre. Probadlo y me contáis; a mí no se me ha vuelto a romper un huevo desde que uso este truco.
    Y, si se os olvida y, de repente, veis que el huevo se ha roto, corred y echad el vinagre (ahora necesitaréis un poco más que si se añade desde el principio). Es curioso porque se aprecia a simple vista como se cierra la grieta y deja de escaparse la clara por ella.
    No me preguntéis cuál es el mecanismo científico, pero ¡funciona!
  • Tiempos de cocción:
    Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, no me enrollo más:


Editamos esta entrada para añadir un truquillo que nos envía Margot: para ahorrar energía (importantísimo en la factura y en la conservación del planeta) una vez rompa a hervir el agua en la que tenemos los huevos, se apaga la vitrocerámica, se tapa el cazo y se dejan los huevos en ese agua durante 20 minutos.

  • Pelar los huevos cocidos.
    Va, ¿quién no ha destrozado algún huevo perfectamente cocido a la hora de pelarlo? Yo me confieso y la cosa es muy frustrante, sobre todo si quieres hacerlo relleno, por ejemplo o alguna otra receta en la que tenga que quedar bien bonito.
    Pues para eso tambien hay trucos. En los últimos días, investigando para hacer esta entrada, he leído en varios sitios que añadiendo sal al agua de cocción, se pelan mucho más fácilmente. Yo pienso probarlo la próxima vez, a ver si es cierto.

    También podéis aprender viendo este vídeo:


¿a que parece fácil?
¿Qué os han parecido estos truquillos? Sé que se quedan muchas cosas en el tintero, por eso esta será la primera entrega de trucos #conunpardehuevosTS y en un par de días os traeremos otra con cosas tan interesantes como ¿cómo freír un huevo en condiciones?, montar claras y utensillos prácticos para que las recetas con huevo queden divinas.

¿Sabéis lo que sería chachi? Que nos dejárais sugerencias, ideas, vuestros trucos y compartir sabiduría entre todos.

Mientras tanto, no os olvidéis de ir preparando un buen #bocataTS

2 comentarios:

  1. Muy acertados trucos, tengo que decir que practico casi todos! Lo del vinagre funciona, yo los cuezo siempre con un chorrito y con sal que tambien es cierto ayuda a pelarlos. No puedo ver (por alguna razon) la foto de los tiempos de cocción pero si puedo decir que hace un tiempo vi en un blog (lo siento, no recuerdo donde) que, para ahorrar gas o vitro, cuando el agua empiece a hervir se puede tapar el cazo y apagar el fuego y en 20 minutos tienes los huevos cocidos. Esto lo he comprobado y funciona! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margot, hemos actualizado la imagen que no podías ver, no sé qué problema ocurría. Espero que ya accedas a ella.
      Encantadas de leer tu truquillo, lo añadimos a la entrada para tenerlo a mano, ¡gracias!

      Eliminar