Recopilatorio cocina en olla de barro

La natural y abundante arcilla ha servido desde hace miles de años para ser moldeada en el arte cerámico, fabricando diferentes recipientes a partir de una mezcla inorgánica de elementos, con una gran proporción de arcilla o silicato, que se fijan de forma permanente a través de la cocción, vitrificación y esmaltado; en los cuales podemos almacenar, servir y cocinar alimentos y bebidas.

El cocinado en cazuelas de barro es una práctica castellana muy habitual. En ellas se pueden preparar alimentos de una forma sosegada, como los guisos de legumbres, estofados de carnes y verduras y todo tipo de comidas tradicionales que necesitan de 2 a 3 horas de cocción. Pero también es excelente para elaboraciones en seco, con muy poca agua o en el horno como los arroces, el asado de cordero o cochinillo, por ejemplo.

Y esto se consigue gracias a la porosidad que sólo tienen este tipo de cazuelas, que permiten que el vapor excesivo se escape y mantenga el grado de humedad requerida para que los alimentos se cuezan mejor, sin agarrarse ni pegarse y haciendo que queden más sabrosos.



Comenzamos por la anfitriona: Andrea, del blog Andreíta come de todo, ha preparado un pulpo a la cazuela.


"Éste es el tipo de cocina con el que yo he crecido, la familia reunida alrededor de la cazuela, al calor del fogón, charlando mientras se prepara un guiso de esos lentos, al chup chup, sencillos, pero con un resultado fantástico y que a todos gusta.

En casa nos encanta el pulpo guisado, es una tradición familiar, y ahora suelo ser yo la que lo hago, a mi manera que es esta que traigo para vosotros."



Isa, del blog Cocina con Reina, nos ha preparado una teja de boquerones. Nos cuenta que, "aunque es mas habitual hacer la teja o moruna de sardinas, por la zona de Málaga la hacemos mucho con boquerones ¡aprovechando que tenemos los mejores!
Antiguamente en el campo cuando no había recipientes se cocinaba en una teja, de barro. Las tejas se sobreponen, unas con otras, como este plato donde los boquerones están superpuestos sobre la verdura."


Nos vamos ahora a tierras alicantinas de la mano de Julia, del blog Julia y sus recetas. El arroz con costra, es un plato típico de las comarcas alicantinas. A parte de sus ingredientes que pueden variar de una zona a otra, una de las características principales es que se cocina en cazuela de barro, y una vez semi cocinado se cubre con huevo batido y se termina en el horno.





Estela, del blog Mi dornillo, se ha ido a la tierra de su abuela para enseñarnos cómo se cocina en La Mancha con cazuelas de barro: cazuelas de la abuela.

"Difícil para mi era este reto, pues tengo inducción, y una de las cosas que en la cocina tradicional me encantan es la cocina en cazuela de barro, es otro mudo de sabor, siempre me encanto, cualquier cosa en cazuela sabe mejor. 
Al hilo de mi receta, os diré que es una receta de mi abuela, que permite muchas variantes, pero mi abuela siendo manchega y de un pueblo pequeño, con matanzas y cosas todas estupendas, que añadía a esta cazuela...¡Mucha potencia!! Pero estaban riquísimas y son tan fáciles de hacer."


María José, de Tapitas y postres, se ha decidido por la cocción al horno donde ha preparado unos riquísimos jamoncitos de pollo con patatas. "El uso de las cazuelas de barro estaba olvidado en mi casa por la imposibilidad de cocinar con ellas en la inducción. Pero al usarla en el horno ha dado como resultado un plato exquisito."


Desde el blog Thermonuria han preparado una curiosa crema de sopa de ajo. Nuria nos cuenta que en cuanto supo que la receta era en olla de barro le vino a la memoria la riquísima sopa de ajo que hacía su abuela; ella siempre la había hecho en una olla de barro, así que manos a la obra, ella la adaptó para darle su toque.


La receta que nos trae Isabel, de Las delicias de Isabel es un perol de pescado al horno, heredado de su suegro:

Pepi, del blog Sopa de sopa, como buena sevillana, se enorgullece presentar este plato tan típico de su tierra: unos huevos a la flamenca que son una delicia sencilla:

Ana, del blog Con tapas y a lo loco se estrena en el reto typical spanish con una cazuelita de gulas a la bilbaína, ¡qué ricas! Nos cuenta que, aunque se pueden servir durante todo el año, este plato es muy típico de las mesas navideñas.


Verónica, de Cocinando para mis cachorritos, ha cocinado unos choricitos a la sidra. El sabor algo dulzón de la sidra matiza mucho el picante del chorizo y lo convierte en un aperitivo perfecto acompañado de un buen pan. "Aunque, por los ingredientes, es un plato asturiano, el chorizo a la sidra es un clásico de una de las sidrerías más tradicionales de Madrid: en Casa Mingo los sirven como nadie y allí fue donde yo los probé por primera vez hace como un siglo y  medio"


Mary, del blog Virutillas de chocolate, ha cocinado vieja al horno. Nos cuenta que "la primera y única vez que comí este pescado fue en Tenerife: nos llevó una amiga a un restaurante para que lo probáramos porque según ella no probaríamos otro pescado más bueno que ese y no nos defraudó".


Vamos ahora con las verduras: Rosa, de Un toque de canela, se ha trasladado a su infancia y adolescencia cocinando en una olla de barro más vieja que ella (jijiji) esta rica menestra de verduras.

María José, de Aquí se cuece jugando, también nos cuenta que ha viajado a su infancia: "Yo sólo uso la cazuela de barro para el arroz al horno en la actualidad. Una pena. este reto me ha hecho recordar a mi madre que utilizaba su cazuela de barro para muchas elaboraciones, incluso hacía algún arroz... yo he perdido esta costumbre. La vitrocerámica ha hecho mucho daño a las recetas tradicionales, las del chup chup..." Pues ella ha cocinado en esta ocasión un pollo al horno en cazuela de barro:

Laura, de La cuchara en la maleta, se ha decantado por un solomillo en salsa cocinado en olla de barro: "Este reto me gustó mucho ya que, aunque no suelo cocinar mucho en cazuelas de barro (excepto los asados, que para mí es algo imprescindible cocinarlos de esa manera) me sirvió para recuperar una vieja olla que compré hace unos años en un pueblo de Zamora y la verdad es que la carne quedo deliciosa."

Patricia, de Patty's cakes, ha desempolvado sus cazuelas de barro para el reto. Nos cuenta que ha disfrutado mucho cocinando este cordero asado, "un plato muy típico de las cocinas castellanas y aragonesas. En casa nos encanta. Además, es una de esas recetas de las que mientras menos le eches mejor. Es la primera vez que lo hago y la verdad, queda divino así que no será la última."


Mavi, del blog Mandarinas y miel, se enamoró de la gastronomía asturiana en su viaje a Asturias, (¡y quién no!) por lo que ha preparado unos garbanzos con compango asturiano en olla de barro.


Lydia, del blog Glace Moka también nos cuenta que le ha encantado el reto del mes. Nos cuenta que ha hecho bacalao al pil pil "cocinado con cazuela de barro del principio al fin. Es una de las recetas más tradicionales de la cocina vasca. Se basa en una salsa llamada pil pil que se produce al cuajarse los jugos del bacalao y el aceite cuando se cocina, y se llama pil pil haciendo referencia al sonido de la salsa al hervir."


Otra receta con bacalao es la que nos propone Inma, de Entre 3 fogones: bacalao fresco en salsa de miel:








Recopilatorio #singlutenTS

¿Cómo os sentiríais u os sentísteis si en algún momento de vuestra vida, tenéis o tuvísteis que cambiar toda la forma de cocinar que conocíais y adaptarla a una vida #singluten?


Todos nos hemos dado cuenta de que las alergias y las intolerancias están a la orden del día. Cada vez son más personas las que ven su vida afectada por ellas. Quien más y quien menos tiene algún familiar, amigo o vecino que las padece, si no él mismo.


El gluten es una proteína compleja que se encuentra en el grano de trigo, cebada, centeno y "avena" (entre comillas porque actualmente la avena, en su estado puro, está reconocida como un cereal sin gluten,  pero que puede producir cierta sensibilidad en los celíacos y algunas veces no es aconsejable tomarla), así como en variedades antiguas e híbridas de estos cereales como la espelta y el trigo Khorasn (variedades antiguas de trigo), el triticale (híbrido de trigo y centeno) y el triordeum (híbrido de trigo y cebada). Una de las claves para que el gluten provoque enfermedades es la incapacidad del ser humano de digerirlo completamente, lo cual hace que el sistema inmunológico lo detecte y se desencadena una reacción adversa, provocando diferentes tipos de enfermedades.
(Si quieres saber más sobre el gluten, puedes consultar en esta web: Asociación de celíacos de Madrid).


Desde nuestras cocinasTS queremos adaptarnos a los nuevos tiempos y a las nuevas formas de alimentación a las que muchas familias se ven abocadas. Por eso, este mes vamos a cocinar recetas Typical Spanish #singlutenTS.



Y aquí tenéis todas las aportaciones que nuestras participantes han hecho para esta iniciativa TS:


 Estela, del blog La cocina de Estela, nos cuenta que para llevar a cabo este reto, ha usado la receta de las espinacas a la crema de su madre, la de toda la vida, "...ya que en casa éste era y es, un plato que siempre nos gustó mucho. Como a todos los niños, las verduras nos costaba comerlas y mi madre les ponía color y sabor, y así consiguió que nos encantase este plato. Ella las hacía con harina, yo esta vez las he hecho sin gluten, por lo que he utilizado harina fina de maíz, o sea, Maizena de toda la vida."





Catina, del blog La cocina de Catina, se ha decidido por un bizcocho de almendra y naranja.





Julia, del blog Julia y sus recetas, nos propone unas rosquillas fritas sin gluten, muy típicas de Carnaval y de Semana Santa. ¡Vamos a verlas!





Andrea, de Andreíta come de todo, se ha decidido por un bizcocho de chocolate apto para todos. 





María José, del blog Tapitas y postres, nos trae el típico bizcocho de yogur de limónque se hace en todas las casas pero hecho con harina de maíz. 





Nuria, del blog Thermonuria, nos trae unos calabacines con bechamel sin gluten, muy típicos en Cataluña y que se rellenan con restos de carne o verdura de los cocidos.





Lourdes, del blog Pikerita's Way, nos trae unos huesillos extremeños, "también llamados Dulces de las Hermanas Clarisas. Es una receta muy antigua y es típica de Extremadura. Recuerdo a mi abuela haciéndolos y no creo que nunca imaginara que yo tendría que adaptar la receta al mundillo sin gluten".





Lidia, del blog Glacé Moka, nos trae un bizcocho de chocolate clásico, el típico de toda la vida con el que celebraban los cumpleaños en su casa y respetando que no lleve gluten, lo ha hecho con harina de almendra y de maíz. ¡Vamos a verlo!




Laura, del blog La cuchara en la maleta, se ha decidido por unas patatas a la importancia, uno de sus guisos preferidos y así obsequiar a su hermana que es intolerante al gluten con un buen plato muy typical Spanish.




Patricia, del blog Patty's Cake, nos trae una receta muy tradicional del Carnaval gallego: la bica blanca de Laza. Junto con las filloas y las orellas, las bicas son los bizcochos más típicos de Galicia. Hay de muchas clases, cada zona tiene su particular bica, aunque todas diferentes, todas muy ricas. ¡Vamos a verla!




Rosa, del blog Un toque de canela, se ha decidido por el típico bizcocho de yogur pero sin gluten.





Klerit, del blog Código secreto 280, nos propone hacer unas filloas típicas de Carnaval, sin gluten. Nos cuenta que es la primera vez que las hace y que les han encantado y sorprendido. Lo mejor es que luego se pueden acompañar con salsas dulces como siropes y mermelada o saladas.




Mavi, del blog Mandarinas y miel, nos sorprende con unas tortitas de bacalao sin gluten, típicas de Cuaresma. Nos cuenta que su madre las hacía riquísimas y que además, "no se lo pensaba nada, en un momento se ponía y las tenía hechas, le quedaban muy jugosas y tiernas por dentro y crujientes por fuera. ¡Vamos a verlas!




Noemí, del blog Todocooking, nos ayuda a hacer un rebozado sin gluten como el que necesitan estos flamenquines cordobeses. Nos cuenta que los flamenquines cordobeses son un clásico de la cocina andaluza y se pueden pedir como tapa en numerosos bares y tabernas, sobre todo en Córdoba, donde son más famosos, aunque son originarios de Jaén. Hoy nos trae unos flamenquines sin gluten con un rebozado especial para que queden supercrujientes. ¡No te los pierdas!




Y aquí terminamos nuestro recopilatorio de singlutenTS. Esperamos que os haya gustado y que os sirva de ayuda en casa. Os esperamos el mes que viene con más recetas ricas y deliciosas, todas Typical Spanish.

El equipo de la Cocina Typical Spanish

Recopilatorio #hastalalunaconlaaceitunaTS


¿Habéis hecho alguna vez un escabeche en casa? ¿Y un encurtido? 
A más a más, ¿sabéis la diferencia entre uno y otro?

Muchas de las participantes en este reto nunca nos habíamos imaginado cocinando escabeches ni encurtiendo alimentos, pero ¡lo hemos hecho! Y hemos descubierto que no es nada difícil y se obtienen resultados excelentes con poco esfuerzo.

La idea esta vez ha sido de nuestra anfitriona, Patricia, de Patty's Cake.


Vamos a ver las diferencias entre encurtidos y escabeches:


El encurtido es una de las formas de conservación de alimentos más antiguas que se conocen. Los expertos lo sitúan unos 1000 años antes de la escritura, es decir, en la antigua Mesopotamia hace más de 4.000 años. Según la RAE, "encurtir" es "hacer que ciertos frutos o legumbres tomen el sabor del vinagre y se conserven mucho tiempo teniéndolos en este líquido." En definitiva, un encurtido es un alimento previamente fermentado o no, o previamente marinado en salmuera o no, que se introduce en una solución de vinagre. Normalmente, se encurten hortalizas, legumbres y frutos, y se le añaden hierbas aromáticas que dependerán según la región donde se haga el encurtido. La reina de los encurtidos en la cocina española es la aceituna. (Fuente: Apicius.es).

El escabeche es otro método de conservación de alimentos en vinagre. En realidad, podríamos decir que el escabeche es una variante del encurtido. En este caso, el alimento se usa sin fermentar y se le añade vinagre además de aceite frito y especias como el laurel y la pimienta negra en grano. En el escabeche es frecuente que el alimento vaya pre-cocido o cocido antes de ser sumergido en el vinagre. El escabeche de carnes y pescados es muy común en la cocina española como las perdices o los mejillones en escabeche. (Fuente: conservacasera.blogspot.com).

Y aquí tenéis todas las aportaciones que nuestras participantes han hecho para esta iniciativa TS:




Carmen, de Rezetas de Carmen, nos enseña a preparar unos picantones en escabeche. Ella nos cuenta que "como todos los escabeches en casa se hacía antes, y se conservaba en la nevera varios días, hoy sería un plato de táper."


Andrea, del blog Andreíta come de todo nos cuenta: "me encantan los escabeches y soy muy asidua a ellos, sobre todo en verano. Casi siempre los hago de la misma manera, pero ésta vez he decidido ponerle un toque de color". Nos ha preparado un chicharro en escabeche rojo.


Vamos con un plato súper original: se trata de unas zanahorias en escabeche que, según nos cuenta Isa, de Cocina con Reina, es su aperitivo preferido junto con las aceitunas. Además, son súper ligeras y se conservan durante semanas en la nevera, ¿nos animiamos todos a prepararlas?


Las aceitunas no necesitan presentación: hablan por sí solas. Nuria, del blog Thermonuria, nos enseña su manera de curarlas y prepararlas para que estén buenísimas.



Estela, del blog La cocina de Estela, nos cuenta que "Los escabeches nos acompañan en la cocina Andaluza y Española desde hace siglos. El protagonista principal es el vinagre, y los primeros que se conocieron en el Mediterráneo datan de 4.000 años aC. Los hacían los babilonios a partir de cerveza, vino o vino de dátiles, y ya los utilizaban junto con hierbas y especias para preparar carnes y pescados. El vinagre es un potente antibacteriano. En la antigüedad se utilizaba como potabilizador del agua y conservante de alimentos. 
En Málaga y su provincia es muy corriente hacerle un guiso al pescado frito del día anterior, al que añadimos aderezos y se prepara a base de pescado, ajo, cebolla, pimentón, vinagre y otros condimentos y especias." 

Y por eso ella se ha animado a prepararnos unos boquerones malagueños en escabeche. No os los perdáis:



Pepi, de Sopa de sopa, se ha decantado por unas pechugas de pollo en escabeche. En su blog nos cuenta que ha tenido algún problemilla para conseguir que su marido las pruebe, pero seguro que al final ha quedado encantado.



María José, de Aquí se cuece jugando, ha disfrutado mucho cocinando y aprendiendo a cocinar una receta diferente a lo que tiene por costumbre. Y nos lo muestra con estas caballas en escabeche:


María José, de Tapitas y postres asegura que "el atún en escabeche es una de las maneras mas deliciosas de consumir este pescado". ¿Tú qué opinas?


Verónica, de Cocinando para mis cachorritos, se ha decantado por unas pechugas de pollo en escabeche que luego dan muy buen resultado en ensaladas. Le ha sorprendido lo fácil que es elaborar esta preparación.


Clásico entre los clásicos, Rosa, de Un toque de canela, nos ha preparado unos ricos mejillones en escabeche:


Catina se ha decidido por un escabeche de bonito:


Julia, de Julia y sus recetas, se ha decantado por una tapa muy típica de todos los bares, pero esta vez, caserita: los  mejillones en escabeche.


Inma, de Entre 3 fogones, nos cuenta: "Tengo la sensación cuando, en alguna ocasión he comprado algún producto en escabeche, que me estoy bebiendo un buen trago de vinagre en cada bocado. Y no me gusta, en casa no nos gusta esto. Así que empecé a ir descubriendo los escabeches, marinados y encurtidos caseros. Estas pechugas de pollo son una nueva oportunidad que nos ha encantado, y mucho."


Laura, de La cuchara en la maleta, ha hecho su propio pollo en escabeche con el que ha apañado esta rica ensalada de pollo escabechado, ¡os va a encantar!



Mavi, del blog Mandarinas y Miel ha cocinado "un clásico de nuestra gastronomía: sardinas en escabeche. Esta receta es muy tradicional en mi familia desde hace varias generaciones....¡y yo aún no la tenía en el blog! Gracias a Patricia por tu propuesta, ya que gracias al tema que has elegido voy a publicar la receta de mi madre ¡¡y antes de mi abuelita!!"



Lidia, de Glace Moka, está encantada con la propuesta de este mes. Nos cuenta que "Me encantan los escabechados. Estoy familiarizada con ellos, muy típicos de Aragón, sobre todo con las carnes como el conejo y el pollo, pero esta vez me he atrevido con unas sardinas escabechadas que estaban deliciosas. Como todos los escabechados si transcurre más de un día más sabrosos estarán."




Desde el blog Código secreto 280 nos proponen cocinar lombarda encurtida "una receta de sencilla elaboración y que ayuda a mantener el equilibrio de nuestra flora intestinal. Desde aho hemos elaborado un plato tradicional de navidad pero lo hemos dejado para otro post. La lombarda braseada con castañas y naranjas"


Terminamos este fantástico recopilatorio con la receta de nuestra anfitriona: Patricia, de Patty's Cakes nos ha preparado una coliflor encurtida. "El encurtido es una de las formas más antiguas de conservar los alimentos. Como no es tiempo de aceitunas, me he decidido por unas coliflores encurtidas. Esta receta es todo un reto porque, aunque es muy sencilla, las coliflores no son del agrado de todo el mundo. Sin embargo, os prometo que de esta manera están deliciosas y su sabor es completamente distinto a cuando las cocinamos."