Recopilatorio #tetengoenelboteTS

Este mes, en La cocina typical spanish, tenemos anfitriona. Ella es Rosa, del blog Un toque de Canela, así que va a ser ella la encargada de presentaros el tema de mes:


"Desde que tengo uso de razón los meses de julio y agosto los pasábamos en el pueblo, un pueblecito de Aragón en la provincia de Huesca del cual era originario mi padre. Todos los veranos veía a mi madre y las mujeres del pueblo haciendo conservas de todas clases: de tomate, de melocotón en almíbar de pera, de judías, de zanahoria... Pero sobre todo, el tomate era el rey.
Teníamos provisiones para todo el invierno, ya que recuerdo la cocina llena de productos frescos de la huerta y todo ecólogico 100% porque antes pocos pesticidas se utilizaban. Ya no hablemos de las confituras que las hacían de todos los gustos también, de melocotón, de sandía, de melón, madre mía aún me relamo recordando esos olores en la cocina.
Yo misma recuerdo haber ayudado muchas veces a hacer la conserva del tomate en casa de mi amiga Mari Carmen, las dos ayudando a su abuela que era la reina de las conservas. Aún ahora, cuando huelo un tomate (de los que huelen claro, jajaja) rápidamente me siento transportada a la infancia y a un montón de maravillosos recuerdos.

Por es he elegido como tema las conservas."

#tetengoenelboteTS


¿A cuántos aperitivos han acompañado los pepinillos en vinagre? Eso es lo que opina Carmen, de Rezetas de Carmen, que sabe que antes los pepinillos se ponían de tapa en cualquier bar y por eso se ha decidido a participar este es precisamente con esta receta.

Cuando los padres de Nuria vivían en Lérida, sus vecinos les regalaban cajas y cajas de cerezas. Para conservar las que no se podían comer, las hacían en almíbar. De esta manera podían disfrutarlas hasta en los meses más fríos, ¡un auténtico lujo!
Cerezas en almíbar by Thermonuria.

Tradicionalmente las mermeladas y confituras han sido una manera sencilla y deliciosa de conservar las frutas para poder consumirlas fuera de temporada. Para Mabel, de Mabel's Kitchen, que se estrena en el reto este mes, "las mermeladas caseras están ligadas a mis veranos infantiles. Esta es una de las más ricas y delicadas, y me trae un montón de buenos recuerdos. Merece mucho la pena ya que la temporada de los albaricoques es muy corta". Por eso nos trae una rica mermelada de albaricoque.

Andrea, del blog Andreíta come de todo nos cuenta: "En mi casa también se hacen conservas cada verano: guindillas encurtidas, pimientos asados, la receta familiar de la tomatina... ¡Qué de buenos recuerdos embotados!
Para esta ocasión he querido hacer una conserva de algo de lo que nunca lo había hecho y el resultado es
Podéis ver en su blog la receta del atún en conserva:

Nuestra anfitriona del mes, Rosa, de Un toque de canela, nos enseña en esta ocasión a hacer tomate frito casero y a embotarlo: "Unos recuerdos muy bonitos de mi infancia y adolescencia me han venido a la mente al ponerme a hacer estas conservas. Y dedico este billete a todas las mujeres que acompañaron mis veranos de infancia y adolescencia en el pueblito de Huesca, que ellas sí eran unas grandes maestras en la cocina y en la vida."

Estela, de La cocina de Estela, ha embotado unos tomatitos cherry confitados que dan mucho  juego y "son muy apañaos para acompañar carne, pescado, ensaladas. Yo cuando los hago, que siempre es en este tiempo que están riquísimos. Como más me gustan es por la mañana, en el desayuno, una tostada con su propio aceite de conserva y queso fresco...¡ricos, ricos!"

Sin duda el tomate es el producto estrella del verano, sobre todo cuando hablamos de embotar. Así nos lo demuestra Julia, de Julia y sus recetas, enseñándonos a conservarlo para poder disponer de él durante todo el año porque "aunque hoy día hay tomates en los supermercados en cualquier época, la calidad y el precio no son los mismos." Conserva casera de tomate al baño maría.

Otra virtud de las conservas caseras, en concreto de las mermeladas, es poder hacerlas un poquito más saludables reduciendo la cantidad de azúcar. Así nos lo demuestra Laura, de La cuchara en la maleta que "en realidad me he decantado por la mermelada de fresa porque en el embarazo me apetecía mucho dulce y desayunaba una rebanada de pan con mantequilla y mermelada; para que fuera más sana decidí realizarla en casa."

Otra de las conservas que más éxito tienen y que más pueden solucionarte una comida o una cena rápida son las alcachofas. Verónica, de Cocinando para mis cachorritos, las prepara cada año con las que recolecta de su huertito. Alcachofas en conserva.


¿Quién no ha recibido unos melocotones en almíbar en la cesta de navidad? Pues eso sólo es posible si se aprovechan los productos de temporada como nos enseña María José, de Tapitas y postres: "Cuando eramos pequeños comer de postre unos melocotones en almibar con un churretón de nata era una comida solo para los domingos. Hoy es un plato sencillo y asequible que tambien podemos preparar en casa."


Los chicos de Código 280 nos cuentan: "Hemos confitado o embotado o conservado, como Rosa, la anfitriona, desde que yo recuerdo. Al igual que ella, lo más frecuente ha sido tomate y mermelada de tomate también. Pero desde hace tiempo, que lo vimos en La Rioja, hemos empezado a confitar o conservar las setas (desde boletus, champiñones, rovellos, portobello, etc. Todas las que encontréis de temporada) y las hemos hecho como recordamos. Son típicas de lugares húmedos de España, como Castilla León, La Rioja , Navarra...Espero que os gusten tanto como a nosotros" Setas confitadas en conserva.

Nos encantan las cosas que nos contáis, como el testimonio de Lidia, de Glace Moka: "¡Cómo os agradezco lo que me hacéis aprender! Es mi primera conserva casera y me ha salido riquísima. Incluso más sencillo de lo que me imaginaba, os traigo una mermelada de pimientos rojos, que seguro que repetiré. ¡¡Deliciosa untada en el pan, no necesita más!!!"

Patricia, de Patty's Cakes nos confiesa que "No pensé que fuera tan fácil hacer melocotones en almíbar y además, no tiene ciencia ninguna. Me han encantado. El almíbar es una forma muy antigua de conservar los alimentos, en especial las frutas, así es posible comerlas en otra época que no es la suya. Creo que no será la última vez que los haga porque en casa han volado."


Si te gustan los albaricoques, consérvalos en almíbar, tal y como nos enseña Mavi, de Mandarinas y miel, para consumiros durante todo el año. Ella nos cuenta que hace ya muchos años los probó en Teruel y, desde entonces, no puede pasar sin ellos. Albaricoques en almíbar.




Recopilatorio #sinlácteosTS

¡Ya estamos aquí! ¡Qué pronto se pasan los meses y qué alegría nos da tener siempre tan buenas recetas Typical Spanish que compartir con todos vosotros.


Este mes, seguimos con el tema de las intolerancias, algo preocupante porque cada vez son más las personas que las padecen. Como dijimos en nuestro anterior recopilatorio #singlutenTS, en la Cocina Typical Spanish queremos adaptarnos a los nuevos tiempos y promover recetas de toda la vida de la cocina española pero adaptándola a las posibles intolerancias y alergias que se presentan actualmente.


Así, este mes nos vamos a centrar en la intolerancia a los lácteos, en general, tanto a la lactosa como a la proteína de la leche. De ahí que nuestro hashtag sea #sinlácteosTS.




Nuestras recetas tendrán que llevar originalmente leche de origen animal, pero en esta ocasión, tendrán que ser elaboradas sin ningún tipo de leche animal ni derivados. Donde antes utilizábamos leche animal, ahora utilizaremos leche vegetal o algún sustituto que no lleve nada de leche como por ejemplo puede ser agua, caldo, ... o lo que se nos ocurra.


Aquí tenéis todas las propuestas que las participantes de este mes nos han cocinado para esta iniciativa TS:


Nuria, del blog Thermonuria, nos propone uno de los más típicos postres españoles de la Semana Santa: las torrijas, pero en una versión muy chocolateada, rellenas de crema de chocolate vegetal.





Laura, del blog La cuchara en la maleta, nos propone otra versión estupenda de las famosas torrijas. Ella nos cuenta que "las personas que no tenemos alergias alimentarias a veces no nos damos cuenta de lo difícil que es para aquellos que no pueden comer de todo, aunque actualmente casi todo se puede sustituir, es bueno retos de este estilo para adoptar las recetas tradicionales a aquellos que las tienen que comer de diferente forma. Por ello, os traigo estas ricas torrijas realizadas con leche de coco para aquellas personas que no pueden tomar leche de vaca.





Carmen, del blog Rezetas de Carmen, nos cuenta que el arroz con leche les encanta en su casa, pero esta vez lo hecho con leche de coco. Vamos a ver esta receta de Arroz con leche de coco.





Catina, del blog La cocina de Catina, nos trae una receta muy típica de su comunidad como son las torrijas, pero esta vez ha hecho torrijas con leche de coco.





Estela, del blog Mi dornillo, la cocina de Estela, nos trae una adaptación de una receta típica de la Anarquía malagueña. Nos dice que esta receta es exactamente del pueblo de Banamargosa, un pueblo que se dedica al cultivo de frutos tropicales desde hace mucho y que es la base de su gastronomía y su economía. Uno de estos frutos que se crían en los huertos, a la orilla del rio Benamargosa, son los aguactes, y es por ello, el ingrediente principal de esta receta típica de esta zona: el baticate.





Pepi, del blog Sopa de sopa, se quedó antojada de unas torrijas y las ha adaptado a nuestro reto este mes, haciendo unas torrijas con leche de almendra, que ha comido hasta su marido que no es de torrijas.





Isa, del blog Cocina con Reina, nos cuenta que su hija es intolerante a la proteína de la leche y que está acostumbrada a hacer cosas para ella usando leche de avena. En esta ocasión ha preparado unos ricos molletes de Antequera.





Rosa, del blog Un toque de canela, nos comenta que "Siempre que pienso en yogures caseros, me viene a la memoria la primera yogurtera que compró mi madre y los yogures que hacía que, la verdad, eran muy buenos con leche entera y muchísimo mejores que los que comprábamos en la tienda pero, como mi hermano y yo éramos pequeños, no los sabíamos apreciar y cogíamos un berrinche cada vez que veíamos la yogurtera en marcha, jajaja, porque nos gustaban mucho los yogures de sabores y los de mi madre, aunque también los hacía de sabores, siempre eran blancos, jajajaja, y eso a mi hermano y a mí nos ponía de los nervios, jajaja. Estos yogures caseros que he hecho son un pequeño homenaje a ella y a sus ricos yogures". Así, Rosa nos trae yogures caseros con leche de soja.





Julia, del blog Julia y sus recetas, nos trae unos frixuelos asturianos. Nos comenta que los frixuelos con un postre típico gallego hechos a base de harina, leche y huevos. Aunque se les asocia generalmente con Asturias, también se dan en otras zonas del norte de España como Cantabria y León. Aunque se pueden comer en cualquier época del año, estas obleas dulces se suelen hacer para el Carnaval. En esos días en que se está de fiestas y se queman muchas energías, un buen desayuno con frixuelos hace que recuperemos las fuerzas perdidas.






Lidia, del blog Glace Moka, nos propone cambiar la leche normal de unas magdalenas, por vino tinto y agua. Nos dice que además de poder ser consumidas por personas intolerantes o alérgicos a los lácteos, el vino tinto potencia el sabor del cacao con lo cual, resultan deliciosas para aquellos a los que les gusta el chocolate con un punto amargo. Veamos esas magdalenas con chocolate y vino tinto.






Mary, del blog Virutillas de chocolate, nos trae una receta muy especial. Nos dice que: "Hay olores y sabores que nos transportan en el tiempo, a mi en concreto a mi niñez y a mi abuela que era la que nos preparaba estas sencillas sopas de leche, aunque ella nos las preparaba con la leche de vaca y de la que tenías que ir a la lechería a por ella". Ahora Mary, las ha hecho con leche de almendra.






Ana, del blog Con tapas y a lo loco, nos propone hacer un flan de chocolate sin lácteos. Nos comenta que "con el aumento de las intolerancias/alergias de hoy día, nos hemos visto obligados a introducir nuevos productos en nuestra alimentación. Uno de ellos son las leches veganas. Estos productos nos han ayudado muchísimo a los intolerantes. Poder tomar mi postre preferido es todo un lujo. Yo estoy encantada, me gustan los postres. Uno d mis preferidos es el flan y con chocolate muchísimo mejor."






Mavi, del blog Mandarinas y miel, nos propone una típica y tradicional Coca de llanda sin lácteos. Nos cuenta que esta coca es habitual en su casa y en su familia. Ella tiene maravillosos recuerdos de este bizcocho con su abuelita, a quien está segura de que hoy le encantaría su versión porque también tomaba leche de almendras, la Almendrina.







Vero, nuestra querida jefa, del blog Cocinando para mis cachorritos, nos ha preparado una receta típica vasca llamada intxaursaltsa, un postre que normalmente se hace con leche de vaca y que ella ha sustituido por leche de avena. Y, encima, para hacerla más saludable, no lleva azúcar. Como nos dice ella, no solo es un postre delicioso sino ¡un tentempié perfecto!







María José, del blog Tapitas y postres, nos cuenta que uno de sus mejores recuerdos de la infancia es cuando mi madre hacía natillas y esperábamos a rebañar el cazo con el dedo, y comernos los restos calientes aun de las natillas. Estas, aunque no llevan leche, invitan también a rebañar con el dedo. Vamos a ver estas natillas de soja.







K-lerit & Kobb, del blog Código secreto 280, nos comenta que el reto less ha encantado porque es la primera vez que hacen torrijas con leche de almendra y con algún toque más que hace que les hayan quedado para chuparse los dedos.







Por último, Patricia del blog Patty's Cake, nos trae un postre muy típico y tradicional del norte de España, sobre todo en Semana Santa, como es la leche frita pero en esta ocasión en vez de utilizar la leche de vaca de toda la vida, la ha hecho con leche de almendra.





Bueno, esperamos que os hayan gustado y que le saquéis provecho a todas estas recetas sin lácteos que os hemos traído. Nos vemos el mes que viene con un blog anfitrión. ¿Quién será...? ¿Qué nos propondrá...?

XOXO

El Equipo de la Cocina Typical Spanish

Recopilatorio cocina en olla de barro

La natural y abundante arcilla ha servido desde hace miles de años para ser moldeada en el arte cerámico, fabricando diferentes recipientes a partir de una mezcla inorgánica de elementos, con una gran proporción de arcilla o silicato, que se fijan de forma permanente a través de la cocción, vitrificación y esmaltado; en los cuales podemos almacenar, servir y cocinar alimentos y bebidas.

El cocinado en cazuelas de barro es una práctica castellana muy habitual. En ellas se pueden preparar alimentos de una forma sosegada, como los guisos de legumbres, estofados de carnes y verduras y todo tipo de comidas tradicionales que necesitan de 2 a 3 horas de cocción. Pero también es excelente para elaboraciones en seco, con muy poca agua o en el horno como los arroces, el asado de cordero o cochinillo, por ejemplo.

Y esto se consigue gracias a la porosidad que sólo tienen este tipo de cazuelas, que permiten que el vapor excesivo se escape y mantenga el grado de humedad requerida para que los alimentos se cuezan mejor, sin agarrarse ni pegarse y haciendo que queden más sabrosos.



Comenzamos por la anfitriona: Andrea, del blog Andreíta come de todo, ha preparado un pulpo a la cazuela.


"Éste es el tipo de cocina con el que yo he crecido, la familia reunida alrededor de la cazuela, al calor del fogón, charlando mientras se prepara un guiso de esos lentos, al chup chup, sencillos, pero con un resultado fantástico y que a todos gusta.

En casa nos encanta el pulpo guisado, es una tradición familiar, y ahora suelo ser yo la que lo hago, a mi manera que es esta que traigo para vosotros."



Isa, del blog Cocina con Reina, nos ha preparado una teja de boquerones. Nos cuenta que, "aunque es mas habitual hacer la teja o moruna de sardinas, por la zona de Málaga la hacemos mucho con boquerones ¡aprovechando que tenemos los mejores!
Antiguamente en el campo cuando no había recipientes se cocinaba en una teja, de barro. Las tejas se sobreponen, unas con otras, como este plato donde los boquerones están superpuestos sobre la verdura."


Nos vamos ahora a tierras alicantinas de la mano de Julia, del blog Julia y sus recetas. El arroz con costra, es un plato típico de las comarcas alicantinas. A parte de sus ingredientes que pueden variar de una zona a otra, una de las características principales es que se cocina en cazuela de barro, y una vez semi cocinado se cubre con huevo batido y se termina en el horno.





Estela, del blog Mi dornillo, se ha ido a la tierra de su abuela para enseñarnos cómo se cocina en La Mancha con cazuelas de barro: cazuelas de la abuela.

"Difícil para mi era este reto, pues tengo inducción, y una de las cosas que en la cocina tradicional me encantan es la cocina en cazuela de barro, es otro mudo de sabor, siempre me encanto, cualquier cosa en cazuela sabe mejor. 
Al hilo de mi receta, os diré que es una receta de mi abuela, que permite muchas variantes, pero mi abuela siendo manchega y de un pueblo pequeño, con matanzas y cosas todas estupendas, que añadía a esta cazuela...¡Mucha potencia!! Pero estaban riquísimas y son tan fáciles de hacer."


María José, de Tapitas y postres, se ha decidido por la cocción al horno donde ha preparado unos riquísimos jamoncitos de pollo con patatas. "El uso de las cazuelas de barro estaba olvidado en mi casa por la imposibilidad de cocinar con ellas en la inducción. Pero al usarla en el horno ha dado como resultado un plato exquisito."


Desde el blog Thermonuria han preparado una curiosa crema de sopa de ajo. Nuria nos cuenta que en cuanto supo que la receta era en olla de barro le vino a la memoria la riquísima sopa de ajo que hacía su abuela; ella siempre la había hecho en una olla de barro, así que manos a la obra, ella la adaptó para darle su toque.


La receta que nos trae Isabel, de Las delicias de Isabel es un perol de pescado al horno, heredado de su suegro:

Pepi, del blog Sopa de sopa, como buena sevillana, se enorgullece presentar este plato tan típico de su tierra: unos huevos a la flamenca que son una delicia sencilla:

Ana, del blog Con tapas y a lo loco se estrena en el reto typical spanish con una cazuelita de gulas a la bilbaína, ¡qué ricas! Nos cuenta que, aunque se pueden servir durante todo el año, este plato es muy típico de las mesas navideñas.


Verónica, de Cocinando para mis cachorritos, ha cocinado unos choricitos a la sidra. El sabor algo dulzón de la sidra matiza mucho el picante del chorizo y lo convierte en un aperitivo perfecto acompañado de un buen pan. "Aunque, por los ingredientes, es un plato asturiano, el chorizo a la sidra es un clásico de una de las sidrerías más tradicionales de Madrid: en Casa Mingo los sirven como nadie y allí fue donde yo los probé por primera vez hace como un siglo y  medio"


Mary, del blog Virutillas de chocolate, ha cocinado vieja al horno. Nos cuenta que "la primera y única vez que comí este pescado fue en Tenerife: nos llevó una amiga a un restaurante para que lo probáramos porque según ella no probaríamos otro pescado más bueno que ese y no nos defraudó".


Vamos ahora con las verduras: Rosa, de Un toque de canela, se ha trasladado a su infancia y adolescencia cocinando en una olla de barro más vieja que ella (jijiji) esta rica menestra de verduras.

María José, de Aquí se cuece jugando, también nos cuenta que ha viajado a su infancia: "Yo sólo uso la cazuela de barro para el arroz al horno en la actualidad. Una pena. este reto me ha hecho recordar a mi madre que utilizaba su cazuela de barro para muchas elaboraciones, incluso hacía algún arroz... yo he perdido esta costumbre. La vitrocerámica ha hecho mucho daño a las recetas tradicionales, las del chup chup..." Pues ella ha cocinado en esta ocasión un pollo al horno en cazuela de barro:

Laura, de La cuchara en la maleta, se ha decantado por un solomillo en salsa cocinado en olla de barro: "Este reto me gustó mucho ya que, aunque no suelo cocinar mucho en cazuelas de barro (excepto los asados, que para mí es algo imprescindible cocinarlos de esa manera) me sirvió para recuperar una vieja olla que compré hace unos años en un pueblo de Zamora y la verdad es que la carne quedo deliciosa."

Patricia, de Patty's cakes, ha desempolvado sus cazuelas de barro para el reto. Nos cuenta que ha disfrutado mucho cocinando este cordero asado, "un plato muy típico de las cocinas castellanas y aragonesas. En casa nos encanta. Además, es una de esas recetas de las que mientras menos le eches mejor. Es la primera vez que lo hago y la verdad, queda divino así que no será la última."


Mavi, del blog Mandarinas y miel, se enamoró de la gastronomía asturiana en su viaje a Asturias, (¡y quién no!) por lo que ha preparado unos garbanzos con compango asturiano en olla de barro.


Lydia, del blog Glace Moka también nos cuenta que le ha encantado el reto del mes. Nos cuenta que ha hecho bacalao al pil pil "cocinado con cazuela de barro del principio al fin. Es una de las recetas más tradicionales de la cocina vasca. Se basa en una salsa llamada pil pil que se produce al cuajarse los jugos del bacalao y el aceite cuando se cocina, y se llama pil pil haciendo referencia al sonido de la salsa al hervir."


Otra receta con bacalao es la que nos propone Inma, de Entre 3 fogones: bacalao fresco en salsa de miel: